flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
3er Lunes de Adviento

Lunes, 17 de diciembre de 2018

Mateo 1:1-17

Amigos, el Evangelio de hoy nos muestra el registro de la genealogía de Jesús. Era realmente importante para Mateo mostrar que Jesús no apareció de la nada. Más bien, salió de una historia familiar rica y densamente matizada. San Ireneo nos dice que la Encarnación había tenido lugar durante un largo período de tiempo, con Dios acostumbrándose gradualmente a la raza humana.

Revisemos esta larga línea de personajes: santos, pecadores, tramposos, prostitutas, asesinos, poetas, reyes, gente dentro del círculo y fuera—todo llevándonos a Cristo. Por supuesto se menciona al Rey David. Él fue, sin duda, una gran figura, el rey que unió a la nación. Pero también fue un adúltero y un asesino.

De esta larga lista de grandes y no tan grandes, prominentes y oscuros, santos y pecadores, y reyes y mendigos vino “Jesús que es llamado el Mesías”. Dios se hizo uno de nosotros, en toda nuestra gracia y vergüenza, en toda nuestra belleza y ordinariez. Dios tuvo una serie de ancestros humanos, y, como la mayoría de las familias, eran una especie de mezcla. ¡Y qué buena noticia es esto para nosotros! Significa que Dios puede hacer nacer al Cristo incluso en personas como nosotros.


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?