flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
1er Lunes de Adviento – Memoria de San Francisco Javier

Lunes, 3 de diciembre de 2018

Mateo 8:5-11

Amigos, el Evangelio de hoy elogia la confianza de un centurión en el Señor Jesús. Confiar es tener esperanza, dirigir el corazón a Dios. Significa enraizar la propia vida, edificando y centrando nuestras preocupaciones en Dios. Por otro lado, confiar y dirigir nuestro corazón a los seres humanos significa enraizar la totalidad de la vida, edificando y centrando nuestras preocupaciones en las cosas de este mundo, en la riqueza, la fama, el poder, el honor o el placer.

¿Cuál es el centro de gravedad en tu vida? ¿Cuál es tu “máxima preocupación”? La Biblia consistentemente fija esta decisión como algo de estar de un lado u otro. Piensen en aquél pasaje del libro de Josué, cuando él pone esta decisión al pueblo de Israel: “¿Sirves al Señor u otros dioses?”

Jesús les dice a sus seguidores: “O están conmigo o están en contra mía”. El Evangelio de hoy nos recuerda que cada uno de nosotros debe responder a esta pregunta con gran honestidad y claridad.


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?