flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
1er Martes de Adviento

Martes, 4 de diciembre de 2018

Lucas 10:21-24

Amigos, en el Evangelio de hoy escuchamos a Jesús en conversación íntima con su Padre. Este pasaje nos invita a adentrarnos en misterios muy profundos. Jesús se dirige a su Padre, y al hacerlo revela su propia y profunda identidad dentro de la Santísima Trinidad. Él dice: “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños”.

Es importante tener en cuenta que este no es simplemente un hombre bueno y santo quien se está dirigiendo a Dios, sino que es el mismo Hijo de Dios que se dirige a su Padre. Se nos está dando participación en la vida interior de Dios, en una conversación entre las primeras dos personas trinitarias.

¿Y cuáles son esas “cosas” que han sido ocultadas a los sabios y reveladas a los pequeños? Nada más que el misterio de la relación de Jesús con su Padre, el amor que se obtiene entre el Padre y el Hijo, la vida interior de Dios. Desde el principio, esto es lo que Dios quería darnos.


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?