flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
1er Viernes de Adviento – Memoria de San Ambrosio

Viernes, 7 de diciembre de 2018

Mateo 9:27-31

Amigos, el Evangelio de hoy celebra la fe de dos hombres ciegos. Tener fe es, para usar la jerga actual, vivir fuera de la caja, pensar más allá de lo estructurado, arriesgar, aventurar, creer lo imposible. Cuando nos mantenemos dentro los estrechos confines de nuestras percepciones, pensamientos o esperanzas, vivimos de un modo muy limitado. Nos cerramos a la posibilidad de que, algunas veces, el poder de la fe se manifieste de manera espectacular e inmediatamente obvia. Cuando alguien se abre consciente y confiadamente a Dios, actuando como una especie de conducto, entonces la energía divina puede fluir.

La fe nos permite vivir con desapego los altibajos de la vida. En el lenguaje de San Ignacio de Loyola: “Señor, no me importa si tengo una vida larga o corta, si soy rico o pobre, si estoy sano o enfermo”. Alguien que vive ese modo de desapego es libre, y por ello también es poderoso. Está más allá de las amenazas que provengan de este mundo. Y esto es fuente de dynamis, de poder real.


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?